dimarts, 7 de novembre de 2017

Retazos de dignidad

I

Dicen que un tío del PP (o PSOE o C's, para el caso es lo mismo) fue al supermercado a comprar dignidad. Salió sin entender nada cuando vio que ni con entregarse a la corrupción más absoluta conseguiría adquirirla.


II

Después de la independencia de Catalunya, se oía decir a los votantes del PP (o del PSOE o C's, para el caso es lo mismo): ojalá tuviera la décima parte de la dignidad que tenían esas cacerolas abolladas...

4 comentaris:

  1. Aquests que cites creien tenir la dignitat al compte corrent.
    Tal com dius, Maurici, la dignitat no es pot comprar

    ResponElimina
    Respostes
    1. En el fons, però molt en el fons, no deixen de ser pobres desgraciats sense un bri de dignitat...

      Elimina
  2. Hi ha gent que no reconeix la dignitat quan la veu

    ResponElimina